Trucos offline para promocionar tu tienda online

Trucos offline para promocionar tu tienda online

En el día de hoy, voy a proponerte algunas estrategias para dar a conocer tu tienda online en Shopify a través de la publicidad offline. Eso sí, publicidad que te va a resultar muy barata, porque son técnicas de guerrilla.

Y es que, aunque el marketing online es una forma muy útil (y, generalmente, barata) de conseguir visibilidad, lo cierto es que tener una estrategia de marketing offline puede resultar muy interesante, especialmente si vives en ciudades muy pobladas.

Así que, toma papel y boli, y cálzate las zapatillas de deporte, porque, después de leer este artículo, querrás salir a la calle a conseguir clientes… ¡Y seguramente consigas los primeros mucho más rápidamente que a través del marketing online!

 Promocionar tienda online

Publicidad en parabrisas

La primera de las estrategias para hacer publicidad offline es una de las más tradicionales, y es la publicidad en los parabrisas de los coches. También puedes optar por el buzoneo, que es, esencialmente, lo mismo.

Colocar publicidad en los parabrisas o hacer buzoneo solo implica imprimir alguna promoción (preferiblemente con un diseño atractivo), donde expliques las bondades de tu tienda online y el tipo de productos que ofreces.

En el caso de que sea una tienda orientada a un segmento de mercado, puedes acudir a los parkings de los lugares donde se congrega ese segmento de mercado. Por ejemplo, si es una tienda para jóvenes, puedes ir a los parkings de una universidad.

Así, aumentarás tu ratio de éxito, ya que uno de los problemas que tiene la publicidad offline es que no discriminas y no segmentas demasiado, por lo que el retorno de la inversión puede ser bajo. Yendo a un lugar donde se congrega tu segmento, aumentarás ese ROI.

Conviene señalar algo más: Cuando haces buzoneo o colocas publicidad en un parabrisas, estás molestando. No está mal esa pequeña molestia si te permite generar algunas ventas o atraer a nuevos clientes, pero no deberías olvidarte de que estás molestando.

Una buena forma de ganarte la atención de la persona que vea esa publicidad en su coche o en su buzón es empezar la publicidad diciendo con claridad: “Perdón por ensuciarte el buzón/coche”.

Si quieres ir más lejos, puedes colocar un código de descuento como compensación por esa molestia momentánea. Así, conseguirás que, aunque molestes un poco, la persona que reciba la publicidad tenga algo a cambio.

 

Llamadas de atención en postes de la luz

Otra opción interesante, y que causa menos problemas que los parabrisas o el buzoneo, es utilizar llamadas de atención en los postes de la luz y otros lugares donde se puedan colgar carteles.

Generan, en general, menos problemas, porque las personas tienden a tener más respeto y cuidado de su propiedad (coche o buzón), que de las propiedades comunes, como los postes de la luz.

Así pues, no tienes por qué disculparte por colocar un cartel en un poste de la luz, y tampoco tienes por que dar un descuento o un código promocional a cambio.

Ahora bien, utilizar los postes de la luz tiene otros problemas. Por ejemplo, tiene el problema de que es difícil que la gente se pare a leerlo… Salvo si llamas su atención.

Hace algún tiempo, vi por mi ciudad unos carteles de un bar que, al pasar desde lejos, se leía “SEXO GRATIS”. Cuando te acercabas, veías que el mensaje completo (con una fuente más pequeña) era: “Si vienes a nuestro bar por este cartel, independientemente de tu SEXO, tienes una copa GRATIS”.

Este es un ejemplo de llamada de atención que hace que la persona tienda a acercarse para leer el mensaje completo.

Puedes jugar con este tipo de prácticas, y conseguir que la gente se acerque a ver tu cartel. A partir de ahí, todo depende de tu originalidad para sacarle partido.

Por ejemplo, puedes colocar un código en el que digas: “Si introduces este código al registrarte en nuestra tienda online, en tu próxima compra tendrás un 10% de descuento”.

Esto ayuda a que la persona en cuestión no tenga que comprar para recibir el descuento, pero te da la oportunidad de capturar su email, y, a partir de ahí, ir convenciéndole de que realice alguna compra.

 

Camisetas

Otra opción interesante es la de las camisetas. Sin embargo, las camisetas tienen el problema de que, cuando son propagandísticas, la gente las utiliza para estar por casa o, peor aún, para pintarla (cuando no las aprovechan para hacer trapos).

¿Cómo solventar este problema?

Existen varias opciones. La más interesante de todas es ofrecer algo lo suficientemente gracioso como para que la gente quiera utilizarla. Como puedes suponer, esto funciona especialmente bien entre la gente joven.

Lo que deberías hacer es tomar referencias de algo que esté sucediendo en ese momento y que esté siendo mínimamente viral, y crear algún mensaje/diseño que permita relacionarlo con tu tienda online.

En ocasiones, puede ser recomendable, incluso, no mencionar abiertamente tu negocio, sino colocar la dirección en una esquina, para que el diseño de la camiseta se lleve la mayor parte del éxito.

Si tienes suerte y creas algo lo suficientemente llamativo y que genere la suficiente gracia como para que la gente la utilice por la calle, podrás tener algunos cientos de personas paseando tu marca por las ciudades.

               

Eventos

Otra opción que no puede faltar en una estrategia de marketing offline, es la de los eventos. El problema de los eventos es que necesitas algo de dinero para alquilar una sala para ese día (aunque algunos ayuntamientos las ofrecen de forma gratuita si las pides con antelación).

La idea básica, en este tipo de estrategia, es montar un evento que pueda resultar de interés para el segmento de población que tiene el perfil de tu comprador ideal. Evidentemente, si vendes relojes de lujo, no montes un evento de Pokémon Go.

Tienes que pensar qué tema puede interesar a la persona que tienes como cliente ideal, y ponerte en contacto con otras personas que puedan dar algunas ponencias, por ejemplo.

No hace falta que sean personas muy reconocidas y que vayan a cobrarte por asistir. Puede ser gente interesante del sector, pero relativamente nueva. La idea es que sea lo suficientemente interesante como para atraer a otras personas.

A partir de ahí, solo tienes que colocar algo de publicidad debidamente distribuida por el salón donde realices el evento, o, incluso, colocar algunos flyers (o camisetas, si es un público joven), y dejar que el interés de las personas que participan en el evento haga el resto.

Por supuesto, puedes aprovechar para decir que tu tienda ha patrocinado el evento, de forma que haya cierto interés extra por la tienda.

Puede parecer una estrategia cara, pero lo cierto es que por poco dinero puedes tener una buena afluencia de gente, y, por supuesto, es una estrategia de marketing de contenidos excelente que te dará muy buena imagen de marca.

Si inviertes, por ejemplo, 200€ en montar un evento de este tipo cada mes, poco a poco irás ganando imagen de marca y consiguiendo nuevas visitas y clientes a tu tienda… ¡Y si lo grabas y lo subes a YouTube, mucho más!

 

Paradas físicas

Otra opción que puedes valorar es la de crear paradas físicas para hacer publicidad. Es un tanto menos efectivo que lo anterior y te puede generar algún problema con la policía (en general, se necesita licencia), pero puede ayudarte a conseguir algo de publicidad extra.

Simplemente, puedes acudir a lugares transitados por gente que encaje con el perfil de tu cliente ideal, y colocar una pequeña parada donde expliques las ventajas de comprar en tu tienda online, los productos que ofreces y, si quieres, algunas muestras.

Si aprovechas y haces algo original y que llame la atención, puede que la gente se anime y se haga fotos contigo y las compartan en las redes sociales, con lo que no solo estarás haciendo marketing offline sino también algo de Social Media.

Lo más importante aquí, por supuesto, es elegir el lugar correcto para que la gente que te vea sea gente que encaja con el perfil de tu cliente ideal. Como en el caso anterior, no vayas al Salón del Manga si vendes relojes de oro.

 

Contracompetencia

Ahora te voy a presentar una idea un tanto discutible éticamente, pero que no está de más que mencione. Si no te gusta, simplemente, no tienes por qué aplicarla. Pero prefiero dar todas las opciones disponibles.

La contracompetencia consiste en acudir a aquellas tiendas físicas que ofrecen el mismo producto que tú ofreces, y, en algún lugar cercano, colocar algunos carteles que digan algo así como “¿No preferirías realizar la próxima compra por internet?”.

Al hacer esto, lo que estás logrando es que las personas que lean tu cartel sean personas interesadas en el producto que tú ofreces (al fin y al cabo, acaban de comprárselo a tu competencia), y, así, multiplicas tus opciones de éxito.

Por supuesto, para este tipo de carteles de “contracompetencia”, tienes que utilizar las mismas prácticas para llamar la atención que mencionamos anteriormente, y, además, deberás ir revisándolos periódicamente, porque, seguramente, tu competencia los quite.

               

Alianzas con la competencia

Pero, si te soy sincero, es mejor no entrar en esas guerrillas con la competencia. Es mucho mejor aliarse con ella. Evidentemente, no siempre podrás hacerlo, pero habrá ocasiones en las que sí.

Por ejemplo, supongamos que tienes tu tienda online en Shopify, y conoces algunas tiendas físicas en tu ciudad que ofrecen lo mismo que tú, pero que no tienen tienda online. ¿Qué podrías hacer?

Podrías plantearte ir a hablar con los dueños, y proponerles que te dejen colocar algo de publicidad en su mostrador, a cambio de que tú coloques un banner publicitario de la tienda en cuestión en tu página web.

Si lo prefieres, puedes acudir a varias tiendas físicas, y plantearles dejar publicidad en todos sus mostradores, a cambio de que tú crees una página en tu tienda online que diga algo así como: “Tiendas amigas en Madrid”, donde coloques sus datos de contacto.

Podría parecer una estrategia contraria a tus intereses, pero no lo es, porque tu negocio está en la venta por internet, no en la venta física. De hecho, probablemente la cantidad de personas de Madrid que compren en tu tienda sea una fracción mínima.

Así, por algo que no te genera pérdidas en tus ventas, puedes conseguir algunos clientes adicionales, siempre que estés siendo capaz de ofrecer más valor que la competencia donde dejas tu publicidad.

 

Habla con los pequeños comercios

Por último, está la opción de los pequeños comercios. Esta opción es parecida a la anterior, pero sin prestar atención a que sean comercios que sean tu competencia directa. Cualquier comercio es válido.

Lo que sí te recomiendo es que sean comercios que vendan algo complementario o que interese a tu público objetivo. Por ejemplo, si te dedicas a vender relojes de oro, puedes ir a concesionarios de coches. La idea es que vuestros negocios no se pisen.

Igual que en el caso anterior, lo único que tienes que hacer es proponerles colocar algo de publicidad en tu web (quizá, en una sección de “Comercios amigos”, que quede disimulado y no moleste mucho en tu tienda online), a cambio de dejar algo de publicidad en el mostrador.

 

Como puedes ver, la forma de promocionar una tienda online en Shopify no tiene por qué restringirse el marketing online. El marketing offline también ofrece grandes oportunidades a costes muy bajos. Solo es cuestión de tener cierta originalidad.

Así que, si te parece que estos trucos son aplicables a tu tienda online, te recomiendo que los pongas en práctica. Y, si crees que tienes alguna otra idea útil para este tipo de marketing, espero que me lo hagas saber.

 

Antonio GodoyAntonio Godoy es copywriter y estratega de contenidos. Comparte vida con varios animales y disfruta estudiando y entendiendo cómo nacen, crecen, se relacionan, se reproducen y mueren los negocios en internet. Puedes seguirle en http://antoniogb.es.

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify