Blogs de Shopify

Términos de marketing digital que debes conocer

Marketing digital

El mundo del marketing online es cada vez más extenso, y resulta prácticamente imposible abarcarlo por completo. Sin embargo, sí resulta útil e interesante tener un conocimiento superficial de cada uno de los diferentes ámbitos existentes.

Como resulta prácticamente imposible explicar aquí cuáles son los diferentes ámbitos y qué deberías conocer de cada uno de ellos, será mejor presentarte algunos de los términos de marketing online que sí deberías conocer y tener claros.

De esta forma, teniendo claros estos conceptos, cuando estés buscando información sobre marketing online y llegues a alguna disciplina que no conoces demasiado bien, rápidamente puedas orientarte y entender de qué se trata, porque entenderás la terminología.

ROI

El primero de los conceptos que se debe tener claro antes de adentrarse en cualquier disciplina del extensísimo ámbito del marketing online, es el de ROI, o lo que es lo mismo, Return on Investment, o, en castellano, retorno sobre la inversión.

En este punto, siempre resulta útil rescatar la diferenciación que hace Warren Buffett entre Return Of Investment, y Return On Investment, o lo que es lo mismo, retorno de la inversión y retorno sobre la inversión.

Generalmente, lo que se busca en el marketing online es un retorno sobre la inversión. Es decir, invertir un euro, y recuperar uno y medio, con lo que consigues una ganancia. Sin embargo, el concepto de “retorno de la inversión”, hace referencia a recuperar el dinero invertido.

Evidentemente, si toda la vida te la pasas recuperando lo invertido, y no algo más, no tendrás ganancia, pero siempre hay que hacer las cosas de forma que tengas más o menos claro que vas a ser capaz de recuperar lo invertido.

De esta forma, al menos, no tienes pérdidas, que es el primer objetivo para que las cuentas acaben siendo positivas.

Además, el hecho de tener siempre presente la importancia del retorno de la inversión, hará que tus experimentos sean mejores, porque te ayudará a tener un norte.

En cualquier caso, lo relevante es entender que el ROI es, en general, el retorno sobre la inversión realizada, de forma que, si tienes un ROI del 50%, has conseguido 50 céntimos por cada euro invertido. Si tienes un 200%, has conseguidos 2€ por cada euro invertido.

Customer Acquisition Cost

El Customer Acquisition Cost es el coste de adquirir un nuevo cliente, y es un concepto de especial importancia si se quiere tener una idea clara de cuál es la rentabilidad que se puede obtener a través de la aplicación de una determinada área del marketing online.

Por ejemplo, imagina que tienes una tienda online, y quieres conseguir un nuevo cliente que se registra y realiza una compra. Puedes invertir 10€ en Facebook Ads, y que eso te reporte dos clientes nuevos que se registran y hacen una compra.

Eso significa que el coste de adquirir un cliente a través de ese método, es de 5€. Ahora bien, esto habrá que ponerlo en relación a lo que ese cliente gasta en tu web.

Supongamos que un cliente te compra un producto de dos euros, y el otro te compra uno de tres euros. Haciendo una media, puedes ver que la compra que realizan esos clientes nuevos tiene un valor de 2.5€.

En este caso, podrías pensar que no te sale rentable esa forma de adquirir a tus clientes, porque te han costado 5€, y solo han gastado 2.5€, con lo cual, has perdido dinero.

Sin embargo, para entender esto mejor y hacer los cálculos de una forma más ajustada, hay que entrar en el siguiente concepto, que es el Customer LifeTime Value.

Customer LifeTime Value

El Customer LifeTime Value es el valor que tienen tus clientes a lo largo de su vida como clientes en relación a tu tienda online. En general, se utiliza de una forma generalista, pero se puede llegar a segmentar por forma de adquisición para hacerlo más eficaz y tener una información más relevante.

Supongamos que, a través de Facebook Ads, has conseguido esos dos clientes, que te han costado 5€. Si nos centramos en la compra que realizan en el acto, comprobarás que te ha costado más adquirir el cliente que lo que has ganado.

Sin embargo, lo cierto es que, a través del Customer LifeTime Value, podemos ver que esos clientes acuden a tu tienda varias veces al mes durante seis meses (por ejemplo). Y, a lo largo de esos seis meses, compran 12 veces. Esas doce compras, a su vez, tienen un valor medio de 1€.

Así, la relación ya no es de “invierto 5€ en conseguir el cliente, y el cliente me da 2.5€”. Lo que haces es “invierto 5€ en conseguir el cliente, y el cliente me da 12€ en los siguientes 6 meses”.

De golpe, lo que parecía un negocio ruinoso, se vuelve muy lucrativo. Esta es la importancia del Customer LifeTime Value.

Posicionamiento de marca

Otro término imprescindible en el mundo del marketing online es el de posicionamiento de marca. Y es que, en este mundillo, se tiende a hablar mucho de posicionamiento en relación al SEO, cuando hay un posicionamiento mucho más importante.

El posicionamiento de marca hace referencia a qué lugar ocupas en la mente de tus consumidores y del público en general. Por tanto, no es un concepto exclusivo del marketing online, aunque se puede medir especialmente bien en este sector.

Por ejemplo, puedes rastrear la web para ver qué están hablando de ti en Twitter, Facebook, qué nuevas páginas te mencionan, qué se dice de ti en los foros, etc.

Puedes hacer este rastreo con diferentes herramientas, que te permiten ver, rápidamente, si la opinión general es positiva o negativa, y, con ello, ver qué posicionamiento de marca tienes en la mente de tus consumidores.

Vale decir que lo que debes conseguir es tener una opinión mayormente positiva.

El mejor ejemplo de esto, con toda probabilidad, sea Apple.

Por otro lado, el posicionamiento de marca en el mercado, también es importante. Existen herramientas, que te permiten evaluar qué tanto estás presente tanto en las redes como en Google, lo cual te ayuda a “colonizar” la red.
Al fin y al cabo, tener presencia es muy importante.

Personal branding

El personal branding, en los últimos tiempos, se ha convertido en algo de lo más relevante.Todo el mundo quiere tener una buena marca personal, y es normal, porque es una forma de demostrar la valía como profesional que uno tiene.

Puede que esto no resulte de especial interés para el dueño de una tienda online, porque, al fin y al cabo, en ese caso, lo que importa es la marca de tu empresa, y no tu marca personal.

Sin embargo, siempre será preferible construir las dos marcas al mismo tiempo. Puedes construir la marca de tu tienda online como una gran web de venta de productos farmacéuticos y medicinas, por ejemplo, y tu marca personal de emprendimiento digital.

De esta forma, si tu tienda online fracasa, pero has estado durante mucho tiempo trabajando tu marca personal, puede que logres ganar dinero con un ebook o impartiendo algunos seminarios mientras montas un proyecto nuevo.

Del mismo modo, si tu marca personal no te da los suficientes rendimientos, siempre tendrás tu tienda online, que sí te los da.

 Funnel de ventas 

Funnel de ventas y conversiones

El funnel de ventas, por otro lado, hace referencia al embudo por el que tiene que pasar un potencial cliente antes de convertirse, efectivamente, en un cliente. Y, en general, se habla de que tiene cuatro fases.

La primera fase es la de atracción, momento en el que recibes a una gran cantidad de gente, pero que no está especialmente interesada en lo que ofreces. Simplemente, accede a tu web porque tienes algún contenido que les llama la atención.

La segunda fase es la de educación, momento en el que le vas educando sobre las virtudes de tu producto, y le despiertas la necesidad de poseerlo. En esta fase ya hay una menor cantidad de personas que en la fase anterior.

En la tercera fase hay menos gente que en la anterior, y es la fase en la que finalmente el usuario realiza la compra. Se trata de la fase de conversión, y suele ejemplificarse con descuentos o promociones, que hacen que el usuario tenga ese último “empujón” que le convence de comprar.

Por último, estaría la fase de fidelización, que es la fase a través de la cual tratas de convencer al usuario de que siga en relación contigo, de forma que, en el futuro, pueda seguir realizando compras.

El funnel de ventas tiene una importancia vital en todo lo que tiene que ver con el marketing, y, si no se domina, será prácticamente imposible aprovechar al máximo la gente que puede llegar a estar interesada en lo que ofreces (que, probablemente, sea mucha).

Conversión

Por último, está el término “conversión”, que ya se ha mencionado ligeramente en el punto anterior, pero que merece ser comentado más específicamente.

Conversión no es sinónimo de compra, necesariamente. Más bien, sería sinónimo de “objetivo”. Es decir, cuando tú, en una página, tienes un objetivo que cumplir, una persona que completa ese objetivo se convierte en una conversión.

Por ejemplo, imaginemos que tienes una página de venta. Es evidente que, en ese caso, la conversión será la venta. Sin embargo, si tienes una página con un boletín de suscripción a tu lista de correo, la persona que te deje el email, también es una conversión.

Por supuesto, puedes tener varios objetivos dentro de la misma página, pero lo importante es entender que una conversión no es siempre una venta.

Existen múltiples tipos de conversión, y es importante entenderlo para no confundirte cuando estés leyendo sobre diferentes áreas del marketing online.

Como puedes ver, los diferentes términos del marketing online que existen son muy importantes, porque contribuyen a tener más o menos clara una visión superficial de los diferentes ámbitos del marketing online, lo cual es imprescindible para un emprendedor.

¿Y tú? ¿Qué opinas? ¿Crees que conocer los términos básicos del marketing online no es relevante? ¿Quizá crees que sí, pero dentro de un contexto? ¡Cuéntalo en los comentarios y recibirás una respuesta tan pronto como sea posible!


Mapa de categorias: