Blogs de Shopify

Cómo exportar productos al extranjero

Exportar - Pixabay

Si vendes productos fabricados, elaborados o empacados por ti, quizá habrás pensado en la posibilidad de exportarlos algún día. Lo cual estaría muy bien, ¿no?

El hecho es que hoy vivimos en un mundo globalizado, ayudado por los diversos acuerdos comerciales entre muchos países; adicionalmente, se han simplificado mucho los trámites para exportar o importar, ya no es tan complejo como solía suceder.

Para exportar, antes que nada, se necesita tener un cliente extranjero que te quiera comprar, esto no es una perogrullada, porque antes del internet, conseguir un cliente en el extranjero era verdaderamente difícil y muy costoso. Pero hoy, resulta que tu tienda virtual, tu tienda online, es un escaparate al mundo, si tienes el producto correcto y está bien presentado, tendrás el mundo entero como mercado.

Elige el idioma de tus clientes potenciales

Comunicación

El requisito primordial es que tu tienda esté en el idioma inglés, el idioma universal o, porque no, en japonés, si quieres llegar a ese poderoso mercado, que le gusta los productos mexicanos. Con un poco de planeación comercial, puedes llegar a tener clientes en cualquier rincón del mundo. Solo tienes que utilizar un poco de publicidad digital para que cuando busquen productos similares a los tuyos, aparezcas en los primeros lugares de la búsqueda.

Comunicación

comunicación

Entonces, para que te puedan “ver”, tienes que tener tu tienda en los idiomas de los países que quieres conquistar, lo común es considerar tener dos o tres versiones de tu tienda, una versión en español y de las otras, una de ellas siempre debe estar en inglés, con ello aumentas considerablemente la probabilidad de que te visiten de casi de cualquier país.

¿Necesitas asistencia de nuestro Equipo de Soporte?

Envíales tu email a:

soporte@shopify.com

y ellos te responderán en español a la brevedad posible.

Si prefieres comunicarte en inglés, puedes llamar al 1-855-816-3857 (atención al cliente las 24 horas del día, los 7 días de la semana).

Prepárate para exportar

El segundo consejo es que no hay que olvidar que primero debes estar listo para exportar antes de cambiar el idioma de tu tienda, porque, obviamente, si hay interés en tu producto, van a querer comprarte.

Ofrece un proceso de exportación claro y detallado

correo

El tercer consejo es que debes explicar muy bien tu proceso de exportación, es muy importante ser muy claros y detallar con cuidado cuál va ser el proceso de compraventa que se va a seguir, porque obviamente el cliente extranjero suele ser mucho más cuidadoso antes de atreverse a comprar, entre otras cosas, porque están en otro país y eso a cualquiera le da desconfianza. La regla de oro es pensar cómo nos gustaría que nos especificaran todos los costos y cómo nos van a entregar la mercancía comprada. Que el precio final esté claro, indicar si está incluido o no el costo de transportación, cuánto va costar, opciones de entrega y sus distintos costos, los impuestos involucrados, el tiempo que va tardar en llegar, el qué pasa si lo que compré esta defectuoso o le falta una parte; si puede haber devoluciones, etcétera.

Ideas clave para abrir una tienda online al mundo

Estados Unidos y Canadá son los mercados más atractivos y naturales, están relativamente cerca de México y son un enorme mercado, de millones de posibles clientes, con muy buen poder adquisitivo. Pero no solo ellos, el hecho es que es posible enviar nuestros productos a casi cualquier rincón del mundo y con relativa facilidad. ¡Imagina el crecimiento de tu negocio!

Un poco de teoría. Considera que todo lo que entra a un país, por cualquier puerto: aéreo, marítimo o terrestre, está sujeto a una revisión cuidadosa por parte de la aduana del país en cuestión y, el que cada país, tienen sus propias y diversas reglas de importación, es decir, lo que se permite en un país, probablemente se restringe en otro (restringir significa que se requieren la autorización previa de alguna dependencia gubernamental para poder importar algo); y también pasa que simplemente se prohíbe la entrada de ciertos productos al país. Es decir, no todo está permitido exportar o importar y todo esto varía año con año.

productos comestibles

Vale la pena aclarar que las reglas de importación o exportación aplican a ambos países, tanto al que exporta como el que importa, quiero decir, que existen productos que están prohibidos o restringidos a la exportación, como pueden ser las obras de arte, antigüedades o piezas arqueológicas. Y como he comentado, hay países que mantienen ciertas restricciones o prohibiciones a la importación -por diversas circunstancias- hacia ciertos productos, por ejemplo, por muchísimos años estuvo prohibido importar a México jamón jabugo de España, hoy ya se puede importar.

Las reglas de importación o exportación generalmente son comunes a muchos países y van variando por situaciones comerciales, como los tratados de comercio, o por cuestiones políticas; esto, por desgracia, significa que si ayer se podía exportar un producto, es posible que mañana esté prohibido. Es un tema muy cambiante, por lo que hay que estar siempre atento a cualquier cambio.

Otros ejemplos: exportar plantas vivas o semillas, usualmente se requiere de permiso especial, exportar artículos falsos o imitaciones burdas esta prohibido. Obviamente armas de fuego o explosivos suelen estar prohibidos en todo el mundo. Materiales biológicos requieren de permisos especiales. Otro ejemplo, productos cuyo origen esta en Costa de Marfil, Sierra Leona, Irán, Birmania, Cuba o Sudán están prohibidos en Estados Unidos. 

Dada la complejidad de este proceso, es muy conveniente apoyarse en los agentes aduanales, tanto mexicanos como del país al cual queremos exportar, ellos son los profesionales que conocen todas las reglas para importar o exportar un producto. Afortunadamente hay empresas de transportación que ofrecen servicios de aduana, lo que facilita la exportación de los productos, por ejemplo: empresas como DHL, Fedex o Pak2Go, no solo ayudan a transportar tus paquetes, sino que además te ayudan a cumplir con los requisitos de exportación o importación.

Me imagino que después de leer esto, estarás pensando que esto de exportar está muy complejo, pero no te preocupes, ciertamente no es fácil, pero la verdad es más sencillo de lo que parece, solo hay que tener siempre en cuenta ciertos criterios para que todo salga bien. Quizá lo difícil es la primera vez, ya después verás que no es para tanto.

Voy a nombrar a continuación los requisitos básicos que hay que saber para poder exportar, siempre se requiere de la ayuda de una agente aduanal, pero esto te servirá para estar un poco más familiarizado con el proceso, que como dicho, no están difícil, no te preocupes si lo lees muy complicado, no lo es tanto.

atención al cliente

Requisitos para exportar desde México

Lo primero que te sugiero es que realices un análisis del producto que quieres exportar, ya que su naturaleza te va ayudar a saber qué camino necesitas tomar para poder exportarlo; es la primera pregunta que te va hacer un agente aduanal, por ejemplo, si es un alimento, hay que considerar una serie de requisitos adicionales, usualmente es mucho más complicado exportar alimentos y animales vivos que productos como adornos o muebles.

La regla de oro en la exportación es considerar siempre que cualquier requisito es importante. La falta de uno solo de ellos seguramente repercutirá en qué se regrese o se pierda el producto en la frontera. No hay que obviar jamás ninguno de los requerimientos.

Un elemento que causa mucho ruido en la exportación es el ORIGEN de nuestros productos, ya que cada vez es más frecuente que se utilicen materiales de todas partes del mundo. Y esto hoy es un lío, por ejemplo un producto armado con piezas de muchas partes el mundo, es diferente a uno igual pero donde todas sus piezas procedan del país, y así, es diferente a un producto con todas sus piezas nacionales pero fue armado en otro país, y bueno cualquier combinación que se te ocurra. Hoy es muy frecuente que se den distintas combinaciones, pero es un tema cuando hablas de importar un producto así, ya que es necesario determinar el origen del producto, en términos de importación o exportación.

Para el caso sencillo en que todo fue hecho en México, hay que firmar un documento que usualmente se llama Certificado de Origen, en el cual asentamos su origen o procedencia. Cuando está hecho de diferentes partes, se debe identificar el origen de las partes y si la gran mayoría de las partes son mexicanas, digamos el 80%, podemos con toda paz decir que es mexicano, en caso contrario, hay que decir que es de tal o cual país. Desafortunadamente no hay una regla general para determinarlo. Usualmente la Organización Mundial del Comercio tiene criterios generales para todos sus miembros, pero en este caso, cada miembro determina su regla de origen, es decir, la proporción de las partes indica de qué país es o no es.

¿Por qué esto es importante? Esta regla del origen sirve para calcular los posibles impuestos que se deban pagar, pero también es importante para determinar la prohibición de poderlo exportar o importar. Cada país determina eso criterios.

Usualmente para importar algo hay que pagar un impuesto, es decir, es posible que nuestro cliente deba pagar un impuesto en su país al importar algo. Ese impuesto suele variar por cada producto, pero siempre hay un impuesto, aunque este sea a tasa 0, lo que suele suceder cuando el país que lo está exportando está dentro de algún tratado comercial.

Otro dato que debemos saber es el llamado Código Arancelario del producto a exportar. Todo producto, sí, todo producto, esta clasificado por medio de un código internacional de 8 dígitos. Este código arancelario es un criterio internacional relativamente simple de aplicar y tiene la gran ventaja de dar muy poco espacio para la discrecionalidad administrativa, muy importante en la exportación e importación de productos, porque gracias a él, queda claro qué tipo de producto estamos hablando en todo el mundo, porque obviamente los productos cambian de nombre de país en país.

Este código tiene su base en el Sistema Armonizado de Clasificación y Codificación de Mercancías o clasificación arancelaria. Es un método internacional de clasificación de mercancías, creado por la Organización Mundial de Aduanas (OMA), que se basa en una estructura de códigos y sus respectivas descripciones. Con este número es fácil identificar el producto y, por supuesto, la posible tasa (impuesto) que tiene asignado.

Por ejemplo: 09.01.21.01 es café tostado orgánico.

En este caso, ese número tiene determinado un impuesto o tasa de importación del 20% por kilogramo en México, aunque quizá tiene una tasa de 0% en Chile, por poner un ejemplo.

Desglocemos el código 09.01.21.01:

Los primeros 2 dígitos: 09 se refiere a café, té, mate y otras especias.

El 09.01 es café en general, de todo tipo.

El 09.01.21, es café tostado, pero no descafeinado.

El 09.01.21.01 es café tostado, no descafeinado, orgánico.

Otro punto importante es el precio del producto. Muy importante, no solo por lo obvio, sino porque el valor de producto también indica su tratamiento. Por ejemplo: normalmente productos que valen más de $2,000 USD tienen que estar sujetos a una revisión más cuidadosa por el departamento de aduanas de un país. Adicionalmente el precio indica un factor de comercio justo, es un factor que le sirve a los países para determinar si hay comercio desleal, antidumping. Por ello, es muy importante no marcar los precios debajo de su precio normal, el que suele tener en el comercio, porque es posible que nos lo rechacen por ser un precio artificialmente bajo. Esto es especialmente grave cuando se hacen exportaciones de gran volumen, ya que esto afecta la economía del país que lo importa.

En resumen, en México, los documentos principales que debemos tener antes de exportar un producto son los siguientes:

    1. La factura comercial, si es posible en inglés, mejor. Debe tener todos los datos de la tienda, como el nombre comercial de la tienda, el nombre oficial de la tienda, su registro federal de contribuyentes (RFC) y la dirección fiscal. Así también, debe tener todos los datos del comprador y la descripción, lo más clara posible, del producto, añadiendo de preferencia el código de clasificación arancelaria, mismo que nos dará el agente aduanal.
    2. Encargo conferido y/o Carta de instrucciones al agente aduanal. Es un formato que nos dará el transportista para que actué en caso de ser necesario, como nuestro representante en todos los trámites de la exportación.
    3. Lista de empaque. Es a veces distinta a la factura, ahí se detalla exactamente lo que se está enviando.
    4. El Certificado de Origen del producto, firmado por el exportador.
  • Documento del transporte o guía del transportista.
  1. Y en su caso, anexar el permiso explícito de alguna dependencia, por ser un producto restringido, hay que incluir los documentos que avalen el cumplimiento de las regulaciones y restricciones no arancelarias del país.

Pues como podrás ver, exportar tiene su complicación, pero una vez que se realiza la primera, el resto es “pan comido”. Hay que atreverse, vale la pena, si tenemos un gran producto que pensamos que le puede gustar al mundo, ¿por qué no intentarlo?

Hoy, tu tienda online te da presencia en todo el mundo, solo queda un pequeño paso más que dar. 

Finalmente, un último consejo: un poco antes de lanzarte a exportar, sé cuidadoso con la planeación del volumen que tengas de producto. Si abres la puerta a la exportación, abres la puerta a millones de posibles clientes, que van a querer tu producto, y sería una lástima que no pudieras surtirles. 

Desafortunadamente este tema es más importante de lo que parece, he conocido a varias personas que han querido exportar artesanías o dulces tradicionales mexicanos, tan queridos en el mercado internacional, pero se han topado no solo con temas de higiene o salubridad, que son esenciales, sino con el grave problema de no poder conseguir el volumen necesario para su demanda; no hay que olvidar que, en este ejemplo, las artesanías, como la elaboración de dulces tradicionales, son casi siempre, manuales, por lo que la producción suele ser escasa y muchas veces es solo por temporadas.

Bueno, ¡pues ánimo!, que hay un enorme mercado esperando; considera exportar, que vale la pena.

Si estás pensando en exportar, o ya lo has intentado, comparte tu experiencia en la sección de comentarios.


Autor invitado: Jorge Livingston Vaught, licenciado en Administración y especialización en Computación por el ITAM. MBA en IPADE y Diplomado en Innovación y Tecnología por el IPADE. Catedrático de Licenciatura por más de 8 años, así como en cursos a nivel Maestría en el IPADE.

 

¿Tienes una idea de negocio?

Comienza a usar Shopify gratis por 14 días, sin necesidad de ingresar los datos de tu tarjeta de crédito.

Mapa de categorias: