7 errores que cometen los emprendedores digitales

7 errores que cometen los emprendedores digitales

En el artículo de hoy, vamos a tratar un tema muy importante para cualquier persona que se esté planteando emprender en el mundo de internet: 7 errores que cometen los emprendedores digitales.

Como podrás comprobar, son errores que tienen su origen en una concepción equivocada de cómo funciona internet y los negocios en la red de redes, y que se ven potenciados por los casos de éxito que pueden llegar a nuestros oídos.

Rara vez algo es tan fácil como llegar y besar el santo, por lo que conviene que desterremos algunas malas concepciones que pueden conducir a errores, a fin de que los nuevos emprendedores no se frustren nada más empezar.

 

No hace falta invertir

Uno de los primeros errores en los que incurren los emprendedores digitales es el de pensar que, para tener éxito en un negocio online, no hace falta invertir ninguna cantidad de dinero, y que puedes empezar desde cero.

Esta idea suele venir de personas que narran sus historias de éxito al crear negocios en internet sin ningún dinero de por medio, que es cierto que hay algunas, pero se incurre en la falacia de desconocer el número inicial de participantes.

Es decir, puede que inicien la carrera por crear un negocio sin dinero en internet mil personas, y, de esas mil personas, solo siete consiguen crear un negocio rentable y sostenible en el largo plazo. Pero las otras 993 personas no lo han conseguido.

Ahora bien, ¿quién escribe los libros y cuenta sus casos de éxito? Las siete personas que sí lo lograron. ¿Qué ocurre? Que quien lee esos libros y esas historias de éxito asume que esa es la norma, cuando es la absoluta minoría.

Es importante darse cuenta de esta realidad para comprender que el mundo del emprendimiento digital no es tan sencillo como montar una web y empezar a ganar dinero. Hay que invertir si quieres resultados.

Sí, existe la opción de ir poquito a poco y empezar a crear tu imperio invirtiendo solo 100€ al año. Esa opción es real y existe. Ahora bien, las posibilidades de tener éxito con ello son ínfimas.

 

Un buen producto es suficiente

Otro de los errores que suelen tener los emprendedores digitales es el de creer que, para emprender online, es suficiente con tener un buen producto, y que, gracias a él, todo lo demás llega solo.

Este es un error frecuente, especialmente, entre desarrolladores e ingenieros, que se enamoran de su producto y se olvidan que hay un mercado ahí fuera que tiene que enamorarse de tu producto tanto como tú.

En general, hay dos tipos de personas que entran en el mundo de los negocios en internet: Los ya mencionados (ingenieros y desarrolladores), y las personas que solo tienen interés en el mundo del marketing, aunque no tengan nada que vender.

Aunque parezca extraño, suelen tener más éxito las personas que no tienen nada para vender, pero saben de marketing, que las personas que tienen algo para vender, pero no saben de marketing.

¿Por qué? Por la sencilla razón de que siempre puedes vender algo de otra persona y quedarte una comisión. Sin embargo, si tienes un buen producto, pero no sabes venderlo, no tienes nada.

Esto es curioso, porque, a priori, podría parecer que quien tiene el producto tiene algo de más valor que quien no lo tiene. Pero la realidad a veces choca con nuestra forma de entender el mundo a priori.

Lo que quiero transmitir en este punto es que no te enamores demasiado de tu producto, y que tengas en cuenta que tienes que tener un buen plan de marketing para darlo a conocer.

               

Puedo hacerlo todo solo

Otro gran error, en parte relacionado con la idea de que no es necesario invertir, es que los emprendedores digitales creen que pueden encargarse ellos solos de absolutamente todo y conseguir grandes resultados.

Nada más lejos de la realidad.

Es cierto que, cuando empezamos los negocios en internet, solemos estar solos, pero eso hay que remediarlo a medida que crecemos y, además, tiene que ser notablemente matizado.

Dejando a un lado lo ya mencionado de que, según creces, necesitas a más personas en tu equipo, la realidad es que tampoco puedes hacerlo todo solo al principio. Tienes que contratar a freelancers para que te ayuden en ciertos aspectos.

Por ejemplo, si tienes una web, vas a necesitar a alguien que sepa hacerte el logo, o que sepa hacerte algunos retoques en el código, o que sepa vender tu producto en las redes sociales, o que sepa hacerte SEO.

Es imposible que tú sepas de absolutamente todo. Por supuesto, al principio irás por lo más asequible y tratarás de hacer tú mismo tanto como sea posible, aunque el resultado no sea el óptimo.

Pero, poco a poco, tienes que ir pasando a tener una actitud más abierta y contratar o contar con gente en tu equipo que te permita ganar tiempo y eficiencia. Así, tú podrás dedicarte a lo que mejor se te da, y esas otras personas harán un mejor trabajo en sus respectivos ámbitos que el que podrías hacer tú.

 

Lo barato funciona

Este no es tanto un error de concepción como un error al que uno se ve abocado por las circunstancias. Al fin y al cabo, parece bastante sensato pensar que, si fuera posible, todos contrataríamos a las empresas más prestigiosas para que se encarguen de nuestras necesidades.

Sin embargo, en la medida en que el emprendedor, cuando inicia su camino, se encuentra con menos dinero de lo que desearía, se ve obligado contar con servicios que no son los mejores, y acude a lo barato.

Aquí quiero dejar varias cosas claras:

La primera, puede que tengas que acudir a lo barato en algunas ocasiones, pero ten claro que es lo barato y no lo óptimo. No te engañes a ti mismo pensando que es un buen servicio cuando sabes que no puede serlo por el precio que estás pagando.

Segundo: Hay ocasiones en las que es mejor no tener el servicio que tener un servicio barato. Por ejemplo, contratar un servicio de SEO barato puede acabar haciendo que tu tienda online se vaya al fondo de Google, porque acabes penalizado. Ten cuidado.

En tercer lugar, debes evitar el “ser bueno con quien te está ayudando”. La persona a la que contratas un servicio barato no te presta el servicio barato porque sea tu amigo, sino porque no puede cobrar más al no ser un servicio de tanta calidad como la competencia. Tenlo claro o te será difícil dar el salto a su competencia (de mayor calidad) cuando llegue el momento.

En fin, podría seguir, pero creo que se entiende la idea: Lo barato puede salir caro, y, si no tienes más remedio de acudir a ello, ten presente que has ido a la opción más barata y eso tiene una contrapartida en la calidad del servicio. No te engañes.

 

La competencia es pequeña

¡Un enorme error! Muchos emprendedores digitales tienden a confundir el hecho de que haya una oportunidad en internet con la idea de que la competencia va a ser menor, cuando es todo lo contrario.

Cuando las personas detectamos oportunidades, vamos de cabeza a ello. Además, en internet, los costes son más bajos que en los negocios físicos, por lo que eso también atrae a más competidores.

En internet la competencia es BRUTAL. Hay muchísima. Y eso conviene tenerlo claro, porque vas a tener que pelearte con muchas otras empresas, muchas otras páginas web y muchos otros emprendedores que están en la misma carrera que tú.

Sí, es cierto: Internet es muy grande. Hay bastante sitio para que una buena cantidad de personas distintas ganen dinero dedicándose a lo mismo, pero en sectores diferentes. Pero eso no se puede confundir con ausencia de competencia.

La competencia está ahí, y es muy fuerte. Conviene no perderlo de vista, porque muchos emprendedores llegan a internet creyendo que van a crear un negocio y en dos días el público va a estar con ellos.

Y no es así. El público va a donde mejores condiciones se le ofrezcan… ¡Y hay muchísimas personas ofreciendo diferentes condiciones en el mercado digital!

 

Puedo probar un poco de todo

Este es un error en el que incurren prácticamente todos los emprendedores digitales que llegan a internet sin tener muy claro qué tipo de negocios se pueden llevar a cabo en la red de redes. Este fue el error que más daño me ha hecho a mí, particularmente.

Hasta que llegué a darme cuenta de cuál era mi habilidad especial, donde más podía expandirme como profesional y emprendedor, estuve probando todo tipo de oportunidades para ganar dinero.

Y es que, en internet, hay muchas opciones: Puedes crear tiendas online, blogs que obtengan ingresos por publicidad, hacer mil estrategias distintas de SEO, unas white y otras black, hacer dinero con CPA, con afiliados, con infoproductos…

Internet te ofrece miles de oportunidades para ganar dinero. ¡Pero el mundo real también las ofrece y no pruebas todo! Como en el mundo real, en internet, tienes que elegir aquello que mejor se te dé.

De lo contrario, estarás probando un poquito en cada cosa, invirtiendo un poquito de dinero en cada cosa, y no conseguirás resultados, porque no estás profundizando, pero sí estarás perdiendo una buena cantidad de dinero.

Es cierto que, durante el periodo de aprendizaje en internet, es importante trastear un poco con cada cosa para entender cómo funciona el mercado de internet. Pero debes encontrar aquello que se te da bien tan pronto como sea posible.

Una vez lo encuentras, debes dedicarle muchas horas, para especializarte, y ser capaz de ofrecer un servicio en ese ámbito concreto que la gente valore y por el que otras personas estén dispuestas a pagarte.

Por lo tanto, trata de centrar el tiro tan pronto como sea posible. Si te tiras mucho tiempo transitando de una forma de ganar dinero a otra, sin profundizar en ninguna, lo más probable es que te frustres.

 

En un año ya seré rico

Y, por último, la gran mentira que todos nos contamos: En un año seré rico.

Nada más lejos de la realidad. En internet, como en cualquier otro ámbito, hay una serie de procesos que deben realizarse para que un negocio consiga el éxito, y esos procesos requieren de tiempo y esfuerzo.

Por supuesto que puedes encontrar un método de ganar dinero por internet y que, reproduciéndolo, puede hacerte ganar mucho dinero. Pero eso requiere tiempo.

Y no solo requiere tiempo en la medida en que pones en marcha ese proyecto, sino que requiere tiempo en la medida en que necesitas aprender todo lo necesario para poder poner en marcha el proyecto.

Esto último a veces se nos olvida: La mayoría de emprendedores digitales llegan a la red sin tener ni idea de cuáles son las formas de ganar dinero por internet, y aprenden prácticamente por serendipia.

Por lo tanto, se requiere una primera fase de aprendizaje, y una segunda fase de poner en práctica lo aprendido. Y, por suerte o por desgracia, ambas fases requieren de bastante tiempo.

 

Como puedes ver, emprender en internet no es tan sencillo como llegar, montar una tienda online y empezar a vender. Shopify puede facilitarte mucho el trabajo, porque nos encargamos de gestionar aspectos molestos y te ayudamos en muchos ámbitos, pero hay que trabajar duro.

¿Y tú? ¿Qué opinas? ¿Crees que me he dejado algún error habitual de los emprendedores digitales? ¿Tienes alguna duda sobre lo que he comentado? ¡Cuéntamelo en los comentarios y te responderé tan pronto como sea posible!

Temas:

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify