Blogs de Shopify

Crea excelente contenido gracias a una guía de estilo

feature

Este semana todo se trata del contenido, así que hoy queremos facilitarte un poco la manera en la que redactas los artículos que publicas en el blog de tu tienda online, o en el de otros sitios que te proporcionan la oportunidad.

Seguramente todos los días te encuentras con contenido nuevo en tu blog preferido, lo que te indica que debes ponerte las pilas y no quedarte de brazos cruzados, debes comenzar a crear contenido y a tener un blog agradable a la vista.

Por eso, hablaremos de la importancia que una guía de estilo toma al momento de tener tu propio blog y redactar tus contenidos. Es algo sumamente simple, y gracias a su carácter adaptable, puedes aplicarla al momento de redactar contenido de cualquier tema.

Recuerda, no es lo mismo manejar un blog en el que tú seas el único que redacta contenido; si tienes colaboradores, esta guía te será de utilidad para que puedan tener las pautas necesarias para que redacten contenido unificado, cumpliendo con las normas del blog.

Una guía de estilo debe tener:

  • Una introducción sobre el blog
  • El perfil de la persona ideal que consumirá el contenido
  • La manera en la que vas a redactar el contenido (primera, segunda o tercera persona, singular o plural, etc.)
  • Los elementos que se van a incluir en los post (imágenes, videos, citas textuales, etc.)

Veamos a qué se refiere cada uno de estos elementos, y cómo es que se debe plantear su uso en una guía de estilo.

Introducción al blog

Este pequeño texto debe incluir el nombre del blog, los temas que tratan, las personas a las que va dirigido y un poco de la historia de la marca. Recuerda que este texto es solamente una breve introducción, ya que la persona que va a redactar el contenido serás tú, como dueño del sitio, o algún autor invitado que como colaborador, debe haber investigado tu sitio y el mismo blog.

Perfil del lector

Este es el espacio en el que vas a describir al lector ideal de tu contenido, incluyendo datos psicográficos, demográficos (para saber en qué idioma escribir y qué tipo de redacción debes utilizar), y de gustos y preferencias.

Recuerda que una persona de 20 años consume contenido de manera diferente que una de 40 años, por lo que la manera en la que redactes el contenido debe estar adaptada a esto. Además, si es mujer u hombre, si es estudiante o trabajador, si tiene tiempo libre o su vida es sumamente ocupada, etc.

Redacción de contenido

  • Títulos. La manera en la que el título de contenido debe estar redactado. Por ejemplo, puede estar redactado en forma de afirmación o de pregunta; puede incluir cantidades expresadas en números o en palabras, si se redacta en cursiva o en negritas, cual es el tamaño estándar, etc.
  • Formato del contenido. Es necesario saber si los autores invitados deben escribir el contenido sin formato o con uno ya pre establecido. A continuación lo que debes tener en cuenta en cuanto a formato:
    • Tamaño y tipo de fuente
    • Estilo de numeración
    • Estilo de viñetas
    • Uso de negritas y cursivas
  • Tono de redacción. Aquí se incluye el tono del lenguaje (informal, formal) y en qué persona estará redactado (primera, segunda o tercera persona; singular o plural)

Elementos del post

  • Imágenes. Debes tener definido el tamaño de las imágenes que vas a utilizar (de portada, de contenido y de biografía), así como el diseño estándar (estilo sketch, fotografía, etc.). Si vas a utilizar fotografías, identifica un banco de imágenes en donde puedas descargarlas, ya sea de manera gratuita o con un costo. Si las vas a crear tú mismo, busca programas de edición en línea (te recomendamos Canva) o directamente desde tu computadora.
  • Enlaces. Los enlaces que quieras anexar, como promoción o como respaldo de consulta, deben ir ya sea en el contenido o en la biografía del autor. Tú decides los parámetros de uso, pero ten en cuenta que hay un límite de enlaces para que se luzcan y no parezca un banco de enlaces. Desde esta perspectiva, 3-5 en un contenido de menos de 1,000 palabras.

Así que prepárate para hacer una guía rápida de estilo de contenido, o también llamada Style Guide. Tú puedes agregar más elementos, dependiendo de lo que tu contenido requiera. Recuerda que un blog es un espacio de conversación con tu público, de compartirles lo que crees que esperan de ti y de tu marca. No desaproveches esa oportunidad, ya que de un contenido puede venir tu primera venta, y hasta tu primer cliente fiel.

Si tienes tu propio style guide y quieres compartir como lo hiciste y que elementos tiene, te invitamos a comentarlo con nosotros. 

Mapa de categorias: